domingo, 25 de enero de 2009

El colmo

domingo, 25 de enero de 2009
Seguro que todo el mundo conoce los famosos malos chistes sobre el colmo de algunas cosas, por ejemplo, que el colmo de un ciego sea llamarse Casimiro Miranda y vivir en el noveno B de la calle Buena vista.

Bromas a parte, o no, quería mostraros un caso parecido con el que me encontré hace unos días. En este caso el colmo se basa en un accidente de tráfico, concretamente el de un Toyota Auris, por lo que se deduce que es relativamente un coche nuevo.

En primer lugar nos topamos con la siguiente imagen:



Vaya...pobre coche, parece haber tenido un golpecito. Vayamos a por la segunda imagen:



La cosa va tomando un poco de importancia teniendo en cuenta el reventón que parece haber sufrifo la rueda y que no existe el faro frontal izquierdo. Rodeamos un poco más y...:



¡Bang!, la cosa torna de un pequeño golpecito a un leñazo en toda regla. Puede que se trate de un vehículo realmente pesado al ver los resultados. Observemos desde otra perspectiva:



Ay...cada vez duele más ver el estado en el que ha quedado el coche y... espera un momento, ¿qué es eso? ¡se trata de un coche de una autoescuela!, si alguien se pregunta el cómo lo sé, que eche un vistazo al espejo retrovisor izquierdo, se trata de un espejo doble por el que puede ver el profesor y el alumno. Primer colmo del asunto.

Continuamos indagando, esta vez nos acercamos hacia el habitáculo interior para ver los resultados, cuando de repente observamos que efectivamente se trata de un coche de una autoescuela al encontrar en su interior un cartel publitirario sobre la misma:



Y es entonces cuando nos encontramos con el colmo del colmo. Las mentes más espabiladas ya se habrán percadado, a las restantes les aviso. Echad un ojo al nombre de la autoescuela. ¿Cual es el colmo de un accidente de coche?, que estés haciendo las prácticas o el examen para el permiso de conducción en un coche de la autoescuela "La palma" y te embista un camión.

Lo sé, no se trata de un chiste gracioso ni tremendamente bueno, pero sin dudas se trata de una coincidencia cuanto menos cómica.

miércoles, 14 de enero de 2009

¿Acaso a ti no?

miércoles, 14 de enero de 2009
¿Acaso tú nunca te has sentido frustrado tras ver como tus esperanzas e ilusiones se deshacen por causas ajenas tí?, ¿acaso no has visto como podrías haber tenido lo que deseabas si hubieras movido unos centímetros tu mano, pero en ese momento alguna circunstancia hizo que te quedases inmóvil para unos segundos después pensar "lo he perdido para siempre" y seguir tal como estás, sin procurar obtener una segunda oportunidad?

Seguro que sí. Nos ha pasado a todos.

A algunos les vendrán situaciones importantes de su vida que dejaron pasar y ahora se arrepienten. A mí ahora mismo sólo se me viene a la cabeza la sensación de que alguna vez me ha pasado, pero no consigo traer a flote ninguna situación en concreto.

Lo que sí sé es que hace ya tiempo decidí tomar un poco de una mezcla compuesta por un poco de impulsividad y bastante de mentalidad. Por desgracia, y a veces por fortuna, la primera de las comentadas puede con la segunda.

Hasta ahora he tenido buena suerte cuando esto que comento ocurre pues, por ejemplo, ha hecho que tenga junto a mí a una chica maravillosa que cada día me hace ver lo bonito de lo que me rodea, aunque a veces esté rodeado de verdaderas calamidades.

No obstante también me ha jugado malas pasadas, como hacer cosas pensando que es lo correcto cuando en realidad estoy haciendo justo lo contrario. Menos mal que siempre hay algo o alguien para hacer que me percate de la situación real.

Sólo pido y espero nunca percatarme demasiado tarde de las cosas, sobre todo de las más importantes que son sobre todo las que me harán quedar como un completo desalmado, para ello cuento con la ayuda indiscreta de todos los que me rodean.

Prueben diferenten mezclas para ver cual se ajusta más a sus necesidades, no dejen pasar las buenas oportunidades, pero ojo, la mayoría de las veces no se reconoce una buena oportunidad a simple vista.